Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

¿Cómo decorar una cocina blanca?

¿Cómo decorar una cocina blanca? - Cocinas Quivir

Decir que vamos a decorar una cocina blanca puede parecer muy fácil por las muchas opciones que admite este formato. Sin embargo precisamente hemos de ser cuidadosos en no elegir elementos que distorsionen en demasía  el diseño y que, acabemos por ello, estropeando la idea inicial.

Desde Quivir Cocinas vamos a proponer algunas ideas que conjuguen estilo, equilibrio, luz, vida y calidez a este diseño monocromático tan versátil.

Ideas con estilo para decorar una cocina blanca.

La existencia de cocinas íntegramente blancas o prácticamente unificadas en este color es una apuesta ancestral casi que no pasa de moda jamás. De hecho en Quivir Cocinas es uno de nuestros diseños más demandados.

Cierto que la variación podrá estar en el tipo de azulejos, en el modelo de los muebles, en la antigüedad de los electrodomésticos, etc, pero la idea en sí permanece a lo largo de los años manteniéndose como una apuesta segura.

Tal vez sea entonces en los pequeños detalles donde podamos poner ese toque de color que en el fondo también pide a voces aunque hayamos decidido decorar una cocina blanca.

  • Encimeras: una cocina íntegramente blanca admite un efecto de ruptura lineal en la encimera que utilicemos. En la actualidad, están muy de moda las encimeras de madera en tonos claros y muy naturales o de materiales que imiten la madera y sean más resistentes y menos delicados que esta. Si por contra la encimera es blanca, los elementos decorativos serán los que den respuesta a esta contraste.
  • Textiles de color: Cuando el blanco impera y casi diríamos que inunda nuestra cocina, podemos caer en la tentación de no querer romper con nada esa uniformidad. Cierto que proporciona un aire de luz, de limpieza, de equilibrio único, pero si no tenemos cuidado, puede tornarse en fría e impersonal. Por ello, una apuesta muy sencilla y que no dispersa esa uniformidad sería introducir textiles de colores básicos y poco llamativos. Rosas empolvados, beiges, grises claros en estores, servilletas, trapos de cocina, etc son una buena elección.
  • Sillas y taburetes: si disponemos de estos elementos en nuestra cocina también podemos usarlos para darle un toque de ruptura al blanco imperante. Sillas y taburetes, sobre todo estos últimos, sí que admiten incluso colores más intensos, Eso si, siempre y cuando sean pocas unidades. Si hablamos de más de tres asientos, se recomiendan colores menos estridentes.
  • Elementos decorativos: El cristal está muy de moda como elemento que incluso podemos integrar a la hora de decorar una cocina blanca. Los jarrones conocidos como «Damajuanas» son una apuesta de plena actualidad que podemos disponer de formas muy diversas y con diferentes tamaños. Admiten adornos florales que le den un toque de vida a nuestra cocina, pero solas tal cual disponen de la suficiente entidad para dar el toque perfecto.