Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

EVOLUCIÓN DE LA COCINA A LO LARGO DEL TIEMPO

EVOLUCIÓN DE LA COCINA A LO LARGO DEL TIEMPO - Cocinas Quivir

Para hablar de la evolución de la cocina hasta la actualidad, tenemos que remontarnos a la Edad de Piedra. En la Prehistoria nuestros antepasados carecían de ciertos avances. Los materiales de los que disponían eran muy básicos y se desconocía absolutamente la cocina tal y como la conocemos ahora. Cogían un elemento combustible como podían ser ramas y hojas y con piedras hacían fuego para lograr una mayor digestibilidad de los alimentos.

A medida que avanza el tiempo, aparece la cerámica y con ella las vasijas, que permitían cocer la comida y así hacer posible el consumo de otros alimentos que aún no comían, como eran los vegetales.

Primeras vasijas de cerámica

Primeras vasijas de cerámica

En la Edad Media ya empezamos a ver la cocina más parecida a la que tenemos en la actualidad, puesto que ya concebían la cocina como una habitación donde se come, se trabaja y se vive conjuntamente. La cocina como mueble en forma de una simple hornilla fue conocida por los romanos.

Primera cocina de hierro

Como ha ido evolucionando la cocina desde la edad moderna

Durante el Renacimiento tiene lugar una insaciable búsqueda del perfeccionamiento en lo estético. Las cocinas de la clase noble se convierten en espacios de un enorme lujo, donde se deja entrever el refinamiento y el gusto por la exquisitez. Para la población corriente uno de los avances de mayor importancia fue lo que se conoce como “cocina económica” que se inventó en el siglo XVII, con la que era posible mantener el fuego encendido en una cámara que a su vez calentaba una plancha metálica.

Todos estos avances hicieron más económico el cocinar y supuso confinar el fuego en una cámara construida con ladrillos, que calentaría la superficie de metal donde poder cocinas los alimentos. De esa forma, los utensilios no estaban en contacto directo con el fuego, se disipaba menos calor y era más sencillo acercarse para realizar tareas habituales como son la cocción.

Cocina antigua

Cocina antigua

Hasta la última etapa del siglo XIX, la cocina cobra significados diferentes según el tipo del hogar. En las casas de los burgueses esta dependencia era tratada como un lugar sucio y lleno de humos y de olores, con la presencia de un horno cuyo calor tenía incidencia directa el blanco del cutis, algo que preocupaba mucho a las personas de clase alta, que evitaban el contacto con el sol a toda costa. En cambio en las viviendas más humildes era el único lugar que proporcionaba calor, siendo de esta manera la parte central de la casa. Pero para abaratar los costes de construcción, muchas veces la cocina ocupaba un lugar del espacio de la vivienda en sí. Pero justamente a finales de este siglo, con el descubrimiento de nuevas fuentes de energía, los hornos se vuelven más complejos y se alimentan a base de gas. La cocina ya no se encuentra en un edificio aparte, sino que simplemente se ubica separada del resto de la vivienda.

Primera cocina de hierro

Primera cocina de hierro

Y llegan las cocinas modernas

En el siglo XX suceden todo una serie de progresos tanto a nivel tecnológico como a nivel artístico. Se crea la escuela Bauhaus, que fue una escuela pionera en el diseño arte y posteriormente arquitectura. acentuó las bases de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico, es decir, los orígenes del diseño de la cocina.

Primeras cocinas

Primeras cocinas

Cada vez van apareciendo más utensilios de cocina tales como batidoras, balanzas, ollas más prácticas, y un sinfín de artículos más que facilitaban las labores cotidianas. En la década de los 40 se empiezan a comercializar las primeras campanas extractoras, que resolvían uno de los principales problemas  de la cocina, eliminando el olor, la grasa y el humo durante el proceso de cocción. Se consiguen entonces cocinas funcionales, que al disponer de aparatos tecnológicos diversos, facilitan las labores diarias y ahorran tiempo de manera significativa.

Cocinas siglo XIX

Cocinas siglo XIX

La televisión, situada en el comedor, se convirtió en el centro del hogar de millones de viviendas, reuniendo a familias por completo para disfrutar de este entretenimiento visual. El salón por lo tanto ocupó todo el protagonismo, dejando la cocina en un segundo plano. De la cocina lo único que preocupaba era su función utilitaria, que se  pudiese hacer el trabajo lo más eficientemente posible en la misma.  La estética no era lo más significativo, aunque a partir de los 90 la tendencia empieza a cambiar. Las cocinas se empiezan a percibir de otro modo, y cada vez son más son fabricantes que apuestan por diseños de cocina más modernos y atractivos.

Cocina de los 90

Cocina de los 90

Las cocinas ya han alcanzado excelentes niveles de usabilidad y durabilidad, y donde se empieza a buscar la diferencia es en lo estético. Cada vez más tiene relevancia el conjunto de elementos de la cocina, sus colores, sus formas, etc. Y así ha evolucionado la cocina hasta nuestros días. Con los avances tecnológicos que podían parecer inviables tan solo un par de décadas atrás, llegamos a las cocinas en las que se busca la comodidad, el bienestar, y el poder transmitir una sensación única a través del diseño. La imagen es de los aspectos más importantes en el mundo interconectado de hoy en día. La labor de los interioristas cada vez está más demandada. La cocina vuelve a ser el corazón de la casa. Y la campana extractora se convierte a su vez en el corazón de la cocina, haciendo que los malos olores, la grasa y el humo pasen a la historia, y adaptando al mismo tiempo un significado artístico con el que el valor de la cocina vuelve a estar en alza.

Cocina siglo XXI

Cocina siglo XXI