Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

Blog

EVOLUCIÓN DE LA COCINA A LO LARGO DEL TIEMPO marzo 04, 2019

EVOLUCIÓN DE LA COCINA A LO LARGO DEL TIEMPO

Para hablar de la evolución de la cocina hasta la actualidad, tenemos que remontarnos a la Edad de Piedra. En la Prehistoria nuestros antepasados carecían de ciertos avances. Los materiales de los que disponían eran muy básicos y se desconocía absolutamente la cocina tal y como la conocemos ahora. Cogían un elemento combustible como podían ser ramas y hojas y con piedras hacían fuego para lograr una mayor digestibilidad de los alimentos.

A medida que avanza el tiempo, aparece la cerámica y con ella las vasijas, que permitían cocer la comida y así hacer posible el consumo de otros alimentos que aún no comían, como eran los vegetales.

Primeras vasijas de cerámica

Primeras vasijas de cerámica

En la Edad Media ya empezamos a ver la cocina más parecida a la que tenemos en la actualidad, puesto que ya concebían la cocina como una habitación donde se come, se trabaja y se vive conjuntamente. La cocina como mueble en forma de una simple hornilla fue conocida por los romanos.

Primera cocina de hierro

Como ha ido evolucionando la cocina desde la edad moderna

Durante el Renacimiento tiene lugar una insaciable búsqueda del perfeccionamiento en lo estético. Las cocinas de la clase noble se convierten en espacios de un enorme lujo, donde se deja entrever el refinamiento y el gusto por la exquisitez. Para la población corriente uno de los avances de mayor importancia fue lo que se conoce como “cocina económica” que se inventó en el siglo XVII, con la que era posible mantener el fuego encendido en una cámara que a su vez calentaba una plancha metálica.

Todos estos avances hicieron más económico el cocinar y supuso confinar el fuego en una cámara construida con ladrillos, que calentaría la superficie de metal donde poder cocinas los alimentos. De esa forma, los utensilios no estaban en contacto directo con el fuego, se disipaba menos calor y era más sencillo acercarse para realizar tareas habituales como son la cocción.

Cocina antigua

Cocina antigua

Hasta la última etapa del siglo XIX, la cocina cobra significados diferentes según el tipo del hogar. En las casas de los burgueses esta dependencia era tratada como un lugar sucio y lleno de humos y de olores, con la presencia de un horno cuyo calor tenía incidencia directa el blanco del cutis, algo que preocupaba mucho a las personas de clase alta, que evitaban el contacto con el sol a toda costa. En cambio en las viviendas más humildes era el único lugar que proporcionaba calor, siendo de esta manera la parte central de la casa. Pero para abaratar los costes de construcción, muchas veces la cocina ocupaba un lugar del espacio de la vivienda en sí. Pero justamente a finales de este siglo, con el descubrimiento de nuevas fuentes de energía, los hornos se vuelven más complejos y se alimentan a base de gas. La cocina ya no se encuentra en un edificio aparte, sino que simplemente se ubica separada del resto de la vivienda.

Primera cocina de hierro

Primera cocina de hierro

Y llegan las cocinas modernas

En el siglo XX suceden todo una serie de progresos tanto a nivel tecnológico como a nivel artístico. Se crea la escuela Bauhaus, que fue una escuela pionera en el diseño arte y posteriormente arquitectura. acentuó las bases de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico, es decir, los orígenes del diseño de la cocina.

Primeras cocinas

Primeras cocinas

Cada vez van apareciendo más utensilios de cocina tales como batidoras, balanzas, ollas más prácticas, y un sinfín de artículos más que facilitaban las labores cotidianas. En la década de los 40 se empiezan a comercializar las primeras campanas extractoras, que resolvían uno de los principales problemas  de la cocina, eliminando el olor, la grasa y el humo durante el proceso de cocción. Se consiguen entonces cocinas funcionales, que al disponer de aparatos tecnológicos diversos, facilitan las labores diarias y ahorran tiempo de manera significativa.

Cocinas siglo XIX

Cocinas siglo XIX

La televisión, situada en el comedor, se convirtió en el centro del hogar de millones de viviendas, reuniendo a familias por completo para disfrutar de este entretenimiento visual. El salón por lo tanto ocupó todo el protagonismo, dejando la cocina en un segundo plano. De la cocina lo único que preocupaba era su función utilitaria, que se  pudiese hacer el trabajo lo más eficientemente posible en la misma.  La estética no era lo más significativo, aunque a partir de los 90 la tendencia empieza a cambiar. Las cocinas se empiezan a percibir de otro modo, y cada vez son más son fabricantes que apuestan por diseños de cocina más modernos y atractivos.

Cocina de los 90

Cocina de los 90

Las cocinas ya han alcanzado excelentes niveles de usabilidad y durabilidad, y donde se empieza a buscar la diferencia es en lo estético. Cada vez más tiene relevancia el conjunto de elementos de la cocina, sus colores, sus formas, etc. Y así ha evolucionado la cocina hasta nuestros días. Con los avances tecnológicos que podían parecer inviables tan solo un par de décadas atrás, llegamos a las cocinas en las que se busca la comodidad, el bienestar, y el poder transmitir una sensación única a través del diseño. La imagen es de los aspectos más importantes en el mundo interconectado de hoy en día. La labor de los interioristas cada vez está más demandada. La cocina vuelve a ser el corazón de la casa. Y la campana extractora se convierte a su vez en el corazón de la cocina, haciendo que los malos olores, la grasa y el humo pasen a la historia, y adaptando al mismo tiempo un significado artístico con el que el valor de la cocina vuelve a estar en alza.

Cocina siglo XXI

Cocina siglo XXI

Leer Más »

TENDENCIAS EN ENCIMERAS febrero 13, 2019

TENDENCIAS EN ENCIMERAS

En Cocinas Quivir no vamos a hablar de la importancia que tiene la encimera de cocina como superficie de trabajo y como elemento decorativo, porque es algo obvio. Vamos a centrarnos en qué se lleva y qué tendencias en encimeras de cocina existen en la actualidad.

Hace algunas décadas la piedra natural, era el material de referencia. Sin embargo, a pesar de sus excelentes prestaciones en cuanto a resistencia y calidad/precio su demanda no para de reducirse. Hay destacadas excepciones derivadas de canteras de gran calidad y originales diseños, pero no es la tendencia.

Los colores lisos que hasta hace muy poco eran lo más de lo más, con aparición es escena del cuarzo, también están empezando a estar de capa caída. La excepción en este caso es el blanco, un valor seguro en lo que a modas se refiere.

Lo diseños geométricos, creatividades artísticas y algunas maderas (especialmente las más oscuras) no se llevan. De hecho ya han desaparecido de la mayoría de catálogos de los fabricantes importantes.

Tecnología Vs Naturaleza

Lo que muchos consumidores buscan actualmente es una combinación entre tecnología y apariencia natural. Por un lado encimeras con prestaciones mejoradas: más resistentes, que no se manchen (no porosas), antibacterianas, etc.

Y por otra lado con la apariencia de elementos que podemos encontrar en la naturaleza: piedra, arenas, maderas… En este sentido la tendencia dominante es el mármol. Sería muy difícil encontrar algún fabricante que no tuviera uno o varios tipos de mármoles en sus diseños. Los hay blancos, negros, con vetas muy marcadas, rotos… Las posibilidades son realmente grandes.

Encimera mármol

Encimera mármol

Encimera mármol

Encimera mármol

Granito

El granito es una roca de una alta dureza y resistencia a la abrasión. Es además ecológica y reciclable, y su mantenimiento es muy sencillo. Es por ello que el granito es una estupenda opción para la superficie de trabajo de la cocina.

El granito es más resistente al calor directo que el cuarzo, pero menos variado en tonalidades y acabados. Aún así, tenemos a nuestro alcance muchas opciones que pueden encajar perfectamente con nuestra cocina ideal.

Encimera granito

Encimera granito

Encimera granito

Encimera granito

Aires Industriales

La otra tendencia dentro de las encimeras de cocina las encontramos en los diseños de apariencia industriales. Principalmente los óxidos y el cemento u hormigón.

Encimera óxido

Encimera óxido

Encimera cemento

Encimera cemento

Encimera hormigón

Encimera hormigón

Materiales

La tecnología nos ha permitido obtener materiales que en algunos ámbitos superan a la naturaleza. Está búsqueda nos ha permitido fabricar encimeras muy resistentes y no porosas. Destaco esta última característica ya que gracias a ella nos podemos olvidar de las manchas que penetraban en el material, se reduce drásticamente el mantenimiento, y también podemos hablar de superficies antibacterianas.

Cuarzo Compacto

Las encimeras de cuarzo están compuestas en un elevado porcentaje por cuarzo y luego por resinas y pigmentos. Tiene una extraordinaria resistencia y permite cualquier diseño y textura.

Podemos encontrarnos con muchos proveedores en el mercado con este tipo de material perfecto para nuestra cocina.

Los principales inconvenientes de este material son que se ven afectados por temperaturas elevadas (por ejemplo al poner un sartén caliente directamente sobre la encimera) y que el color puede perder intensidad con el tiempo y la luz directa y constante.

Encimera cuarzo compacto

Encimera cuarzo compacto

Porcelánicas

Se trata de un producto industrial más reciente y que da solución a algunos de los problemas del cuarzo. Es decir, no se ven afectadas por el calor y no se decoloran. Tienen también una resistencia sobresaliente.

Por otro lado al ser algo nuevo la variedad de diseños es aún reducida, aunque si lo que nos preocupa son las tendencias, claramente son estas las primeras que se han cubierto.

Encimera porcelánico

Encimera porcelánico

Laminadas o postformadas

Cuando el presupuesto es un problema para estar a la última este tipo de encimeras puede ayudarnos.

Se trata en esencia de un tablero de partículas de madera formado por varias capas. Una de ellas es un papel melamínico sobre el que se puede aplicar cualquier diseño. Es una forma genial de estar a la moda en nuestra cocina sin realizar una gran inversión.

Encimera laminada o postformada

Encimera laminada o postformada

Y tú, ¿de qué tipo de encimera eres? Cuéntanoslo.

 

Leer Más »

TENDENCIAS COCINAS 2019 enero 28, 2019

TENDENCIAS COCINAS 2019

En Cocinas Quivir siempre queremos estar a la última de todas las novedades que vayan apareciendo en el mercado. Si disponemos de suficientes metros cuadrados para poder configurar nuestra cocina de ensueño, con este post dedicado a las últimas tendencias en cocinas 2019, podréis encontrar gran cantidad de ideas, combinaciones, distribuciones, etc. Pero si vuestra cocina se encuentra limitada por los metros cuadrados de nuestros pisos, no debéis preocuparos, existen cantidad de soluciones muy ingeniosas para que puedas disfrutar de una cocina moderna y funcional.

Las cocinas se han integrado totalmente en la decoración de nuestras casas, antes era esa habitación escondida y apartada en la casa, donde se cocinaba en soledad. Hoy en día el concepto ha cambiado, cada vez nos gustan más el concepto de cocina abierta o cocina americana.

COCINA + COMEDOR

Espacios que unifican e integran, espacios donde poder compartir charlas y una copa de vino en un espacio abierto y agradable. Ese concepto es el que se ha utilizado para los diseño de las nuevas cocinas para este año 2019. Cocinas que puedan integrarse perfectamente con la decoración de nuestro cuarto de estar, salón o comedor.

Este año las cocinas se presentan con formas limpias, suaves, minimalistas pero sin perder su funcionalidad, distribuyendo perfectamente cada elemento. Elementos naturales combinados y formando composiciones elegantes sin importar el tamaño. Un ejemplo lo podemos ver en esta pequeña cocina donde elementos como la madera natural combina con unas líneas simples y limpias.

El color claro tanto de los muebles como en los elementos en madera proporciona una sensación de amplitud y luminosidad en una cocina que prácticamente no tiene luz natural. La elección de una campana extractora de techo es la solución ideal para la evacuación de humos y olores.

 

La últimas tendencias en cocinas 2019 apuestan por estilos puros y elegantes, las cocinas con islas o penínsulas siguen estando en lo más alto en cuanto a tendencia se refiere.

Armarios colocados en posición horizontal frente a una distribución clásica vertical, con esta solución conseguimos ampliar los espacios de almacenaje. Los nuevos sistemas de organización nos ayudarán a aprovechar todos los espacios aportando funcionalidad a nuestras cocinas.

WHITE & WOOD

La combinación de muebles de tonos oscuros con muebles claros es otra corriente que cada vez se está imponiendo con más fuerza entre nuestras preferencias. Los tonos blancos aportan luminosidad y deberán estar situados en los lugares donde necesitemos ver bien.

Encimeras de piedra con vetas o lisas, mármoles pulidos, granitos e incluso cemento pulido y sellado son las opciones que más nos gustan a la hora de elegir las encimeras.

En cuanto a los estilos decorativos para las cocinas para este año 2019, tenemos que hablaros del estilo rústico y que se lleva muchísimo no sólo para la cocina, sino para toda la casa. Se llevan los muebles con cierto aire “vintage”, los mármoles y los muebles con cierto aire “retro”.

Otra tendencia para las cocinas 2019 es la de contar con muebles, y en concreto los cajones, que se abren y cierran de manera automática. Apenas tenemos que tocarlos para que se abran y mucho menos empujarlos para que se cierren solitos.

Por último nos queda hablaros del color, ya que las cocinas que vemos en muchas tiendas actualmente apuestan ya por incluir muebles en distintos colores, como el rojo o el amarillo y que nos sirven para dar algo más de luz a un ambiente de la casa que en el pasado tan sólo era visto como un lugar de paso para alimentarnos y que como el resto de la decoración de casa ha sabido evolucionar.

BLANCO Y ROJO

YELLOW+INOX

YELLOW+INOX

 

Leer Más »

Recetas de canapés para Nochevieja diciembre 26, 2018

Recetas de canapés para Nochevieja

Hoy os traemos en Cocinas Quivir, estas 20 recetas de canapés para Nochevieja, para los que no hay que cocinar, pero sí vais a poder preparar los aperitivos de la próxima celebración más apetitosos y ricos sin tener que dedicar mucho tiempo en vuestra cocina.

Chips crujientes de frutas y verduras

Precalentamos el horno a 60º con calor arriba abajo y si tenemos función ventilador para esta temperatura lo añadimos también. Lavamos y secamos las frutas y las verduras (podemos usar zanahoria, manzana, pera, calabacín, berenjena…). En este caso dejamos la piel a todas menos al plátano. Cortamos rodajas muy finas, bien con un cuchillo o una mandolina, y las colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel especial para hornear.

Metemos en el horno y dejamos varias horas hasta que veamos que las frutas y verduras han perdido el agua y están crujientes. El tiempo varía según el agua que contengan y la humedad ambiental que exista. Podemos darle la vuelta incluso para que se deshidraten mejor cuando veamos que ya les falta poco.

Una vez terminado el proceso apagamos el horno, sacamos las bandejas y dejamos que se enfríen totalmente las piezas. Las despegamos con cuidado, veremos que están muy crujientes. Podemos conservarlas en un bote hermético con una servilleta. Consumir pronto para evitar que se pongan blandas.

 

Chips bicolores de patata y boniato

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar con aceite una fuente o bandeja grande. Lavar bien la patata y el boniato, secar y cortar uno de los extremos . Con una mandolina, o un cuchillo muy afilado, cortar ambos vegetales en porciones muy finas, de pocos milímmetros de grosor. Llevar un cuenco con agua fría y dejar a remojo la patata y el boniato durante unos 30 minutos. Escurrir, enjuagar y secar bien. Distribuir los chips en la bandeja o fuente, procurando dejar una sola capa, sin que se solapen. Pintar ligeramente con aceite de oliva, sazonar con ajo en polvo, una pizca de pimentón, pimienta negra recién molida y sal al gusto. Hornear durante unos 10-15 minutos, vigilando muy bien que no se quemen. Sacar cuando estén dorados al punto deseado.

Frutos secos especiados horneados

Ingredientes:

  • 25 gr de mantequilla, 55 ml de miel, 2 cucharadas de azúcar moreno, 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire (opcional), 2 cucharaditas de tomillo, 1 cucharadita de romero, 1/2 cucharadita de canela, 1/2 cucharadita de jengibre, 1 pizca de cayena, una pizca de pimienta negra, 1 cucharadita de sal, 1 clara de huevo L, 400 gr de frutos secos variados al gusto, sal maldon o gruesa.

Precalentar el horno a 170ºC y preparar una fuente de horno. Disponer todos los frutos secos en un cuenco y removerlos para que se mezclen. Reservar. Calentar en un cazo o sartén la mantequilla con la miel y el azúcar, a fuego suave. Remover hasta que la mantequilla se haya derretido y se consiga una mezcla homogénea.

Incorporar la salsa Worcestershire, el tomillo, el romero, la canela, el jengibre, la cayena, un poco de pimienta negra recién molida y la sal, removiendo bien. Batir la clara de huevo ligeramente hasta que espume, añadirla a los frutos secos y mezclar.

Incorporar la mezcla pegajosa de especias a los frutos secos y remover bien para que se integre de forma homogénea. Disponerlos en la fuente de horno, distribuyéndolos bien en una sola capa. Hornear durante unos 20-30 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que se hayan tostado al gusto. Espolvorear con un poco de sal gruesa y dejar enfriar completamente.

bombones crocantes de foie gras y almendra

Para hacer estos bombones necesitamos tener bien frío el foie para que no se nos deshaga. Con un sacabocados cortamos pequeñas bolas de foie. Nos ponemos unos guantes de plástico o latex y con las manos terminamos de dar forma esférica a las bolas.

Ponemos el crocanti de almendra en un plato llano y echamos en él las bolitas de foie. Ayudados con las manos, vamos haciendo rodar las bolas para que los trocitos de almendra dulce se peguen a su superficie, cubriéndola por completo.

Metemos el plato de crocanti con las bolas rebozadas en la nevera hasta el momento de servirlas, para que el frío vuelva a hacerlas compactas. Preparamos unas cucharillas de cocktail y colocamos un bombón crocante en cada una.

canapés de foie a la sal

Empezamos limpiando el hígado de venas. Es una operación menos desagradable de lo que pueda parecer, aunque requiere de bastante paciencia porque tiene que quedar bien limpio. Es igual si se deshace el hígado porque después ya lo reconstruiremos de nuevo, lo importante es que quede bien limpio.

En un bol lo suficientemente grande, ponemos la venda médica, la empapamos bien con el vino de Oporto y después la escurrimos. Envolvemos el hígado en la venda dándole dos o tres vueltas con esta para que coja forma cilíndrica, apretando bien.

En un recipiente hondo ponemos una cama de sal, sobre esta colocamos el hígado vendado y lo tapamos con el resto de sal,sin que quede ningún punto al descubierto. Le ponemos un peso encima y lo guardamos en la nevera tres días.

Pasado este tiempo, lo desenvolvemos con cuidado para que no coja sal. Si no vamos a usarlo todo, podemos partirlo en dos o tres trozos y congelar las partes que queramos conservar bien envueltas en papel de aluminio. Yo lo serví como aperitivo, untado sobre tostaditas de pan y espolvoreado con sal gruesa y pimienta.

huevitos de codorniz con sobrasada en formato pincho

Ponemos una sartén con abundante aceite a calentar. Preparamos unas patatas paja pelando y cortando la patata con una mandolina o un cuchillo bien afilado. Una vez cortadas, las dejamos en agua fría para quitarles el almidón de forma que luego no se nos peguen unas con otras. Tras freírlas, las escurrimos en papel absorbente.

En el mismo aceite de freír las patatas, vamos friendo con cuidado los huevos de codorniz. Como son pequeños, no tendréis problemas de hacer dos o tres cada vez. Recordad que para romper la cáscara no hay que golpearla contra un filo como hacemos con los huevos de gallina.

Lo más práctico es hacer un agujerito con un cuchillo o incluso usando unas tijeras y retirar con cuidado parte de la cáscara para que por ahí salga el contenido sin romperse la yema. Con un poco de práctica, cada vez resulta más sencillo, no os preocupéis.

Tostamos las rebanadas de pan para que esté más crujiente y además caliente y untamos una pequeña cantidad de sobrasada de Mallorca sobre cada tostada. Con cuidado, colocamos encima de cada tostada un huevito de codorniz y rematamos con un puñadito de patatas fritas para que le den el crujiente.

mini buñuelos de queso gruyer

  • 50ml de leche, 40g de mantequilla, 40ml de agua, 65g de harina, 2 huevos, 70g de queso gruyer (aunque valen otros quesos similares)

Lo primero que debemos hacer es preparar la masa. Para ello calentamos la leche, el agua y la mantequilla en un cazo. Cuando rompa a hervir añadimos la harina y mezclamos hasta que la masa adquiera una textura espesa. Añadimos uno de los huevos y una pizca de sal, mezclamos bien y dejamos enfriar.

Mientras se enfria la masa, ponemos el horno a precalentar a 225º y rallamos el queso en hilos finos. Cuando se haya enfriado la masa, incorporamos el huevo que falta y tres cuartas partes del queso. En una bandeja con papel de hornear y la ayuda de una manga pastelera, repartimos la masa en 12 unidades, a las que daremos forma de bola con la mano incorporando el resto del queso rallado (así no se nos pegará la masa a las manos). Horneamos durante 15 minutos a 225ºC y ya podemos servir.

tostas con ensalada de pimiento y queso

Escurrimos los pimientos y los colocamos en un cuenco sin apenas jugo. Salamos, echamos un poco de vinagre de manzana y aceite de oliva virgen extra al gusto. Removemos y agregamos los dientes de ajo muy picados. Mezclamos todo y reservamos mientras preparamos el pan. Cortamos las rebanadas de pan artesano en diagonal y las tostamos, bien en tostadora o sobre una sartén tipo parrilla. Colocamos sobre cada rebanada lascas de queso, o bien la loncha completa, encima ponemos un poco de ensalada de pimientos con parte del aliño. Servimos inmediatamente.

tostas de pan de centeno con pesto y lascas de jamón

  • 2 rebanadas de pan de centeno, 100 gr de jamón, 1 buen manojo de albahaca, 1 diente de ajo, 100 gr de piñones, 100 ml de aceite de oliva virgen extra y 100 gr de queso parmesano

Para preparar el pesto necesitaremos una batidora de vaso o un robot de cocina, en el que meteremos los piñones, el diente de ajo, el aceite de oliva virgen extra, el queso parmigiano reggiano y la albahaca. Tras procesarlo hasta que quede una textura espesa, corregimos añadiendo más aceite de oliva, si fuera necesario. Después de preparar estas tostas, nos sobrará bastante salsa pesto, que podremos usar en otras recetas de pasta, para pizzas o para otros aperitivos. Cortamos unas rebanadas de pan de centeno y las tostamos ligeramente. Si no queréis usar pan de centeno podéis usar cualquier pan casero o artesano que os guste, siendo preferibles los panes de miga densa para que sujeten bien la salsa pesto y el jamón que les vamos a colocar encima. Una vez tostado el pan, extendemos una o dos cucharaditas de pesto por encima, y cortamos el jamón ibérico en pequeñas lascas, para facilitar su reparto sobre el pan. Es preferible que el jamón esté cortado en lonchas bien finas, porque así podemos poner más lasquitas de jamón sin excedernos en la cantidad total.

bruschettas de camembert con uvas al horno

  • 20 uvas negras, 4 rebanadas de pan de pueblo o minibaguettes, 120 g de queso camembert, 8 ramitas de tomillo fresco, 3 cucharadas de aceite de oliva, pimienta rosa.

Comenzaremos precalentando el horno a 190 grados. Lavamos las uvas y las ponemos en una bandeja refractaria y le añadimos cuatro ramitas de tomillo y un poco de aceite de oliva. Horneamos las uvas durante diez minutos o hasta que parezca que se van a abrir. Las reservamos templadas.

Cortamos las rebanadas de pan y las untamos con un pincel de cocina con unas gotitas de aceite de oliva las colocamos en otra bandeja de horno y distribuimos el queso Camembert por encima en lonchas, las horneamos durante otros ocho minutos o hasta que veamos que el queso se comienza a derretir. Las retiramos del horno y les añadimos las uvas por encima del queso, una ramita de tomillo y una pizca de pimienta rosa. Servimos rápidamente antes de que se enfríen.

makis de melón con jamón

  • Para los makis, 4 lonchas de jamón ibérico, 1 rodaja de melón, arroz para sushi
  • Para el arroz para sushi, 1 taza de arroz, 2 tazas de agua, vinagre para aderezar el arroz

Para hacer esta versión en plan sushi del clásico aperitivo veraniego del melón con jamón, necesitamos tener listo arroz glutinoso o arroz para sushi. Una vez tenemos el arroz listo, aderezado y enfriado, no tardaremos más de 10 minutos en tener esta receta para impactar a los nuestros. Forramos una esterilla con plástico de cocina para que no se nos peguen los ingredientes. En lugar de utilizar alga nori para enrollar como en los auténticos makis, colocamos sobre la esterilla dos lonchas de jamón ibérico, de forma que la segunda monte un poco sobre la primera.

Extendemos el arroz de sushi sobre las lonchas de jamón sin llegar a cubrirlas del todo. Cortamos una rodaja de melón, le retiramos las pepitas y la cáscara y la cortamos en bastones estrechos. Colocamos dos o tres bastones sobre el arroz dejando que sobresalga un poco por los laterales. Enrollamos nuestro maki de melón con jamón ayudados por la esterilla o makisu. Presionamos para compactar bien el rollo que hemos hecho y procedemos a cortar las porciones, desechando las de los extremos para que queden todas de parecido tamaño. Repetimos la operación con las otras dos lonchas de jamón.

croquetas de queso variado

  • 50 gr de mantequilla, 50 gr de harina de trigo común, 65 gr de queso azul, 4 quesitos, 10 gr de parmesano rallado, 400 ml de leche entera, sal, pimienta negra, nuez moscada.

En una cazuela alta ponemos la mantequilla y calentamos. Cuando se haya disuelto echamos la harina y con unas varillas removemos y rehogamos un par de minutos para que la harina se cocine y pierda el sabor a crudo. Agregamos el queso azul en trocitos, y sin dejar de remover, esperamos a que se disuelva totalmente. Ahora echamos un poco de leche a la vez que removemos con viveza para evitar que se formen grumos. Dejamos que se consuma la leche que hemos añadido antes de añadir otro chorro. Cuando pasen unos minutos y llevemos más o menos la mitad de la leche agregada, añadimos los quesitos en trozos y el parmesano. Sin dejar de remover esperamos a que se disuelvan y vertemos el resto de la leche hasta tener una pasta semisólida, como la de cualquier otro tipo de croqueta. Subimos un poco el fuego, y sin parar de remover, cuando comience a hervir la bechamel salpimentamos y añadimos nuez moscada al gusto. Cocinamos la crema durante unos 15 minutos sin dejar de remover en ningún momento para evitar que se pegue. Echamos toda la masa en una fuente, tapamos con film transparente y refrigeramos unas horas para que se solidifique. Para dar forma a las croquetas de queso cogemos porciones de masa, hacemos la forma deseada con las manos y pasamos cada croqueta por pan rallado, huevo y pan rallado, en este orden. Hacemos lo mismo hasta terminar toda la masa. Freímos las croquetas en abundante aceite de oliva y dejamos reposar sobre papel absorbente antes de servir.

huevos fritos de codorniz empanados

Lo primero que haremos será preparar una bechamel, mezclando la misma cantidad de mantequilla que de harina y batiendo con las varillas hasta mezclarlo bien. Después iremos incorporando leche sin dejar de remover hasta obtener una salsa espesa, como cuando preparamos croquetas. En una bandeja forrada de plástico de cocina, ponemos cucharadas de la bechamel aún caliente separadas unas de otras. Rápidamente, freimos en una sartén los huevos de codorniz de forma ligera, sin cuajar las yemas, para lo cual no echaremos aceite sobre ellas con la espumadera sino que los dejaremos hacerse solo hasta que la clara esté de color blanco. Los vamos sacando y colocamos cada uno sobre las cucharadas de bechamel que habíamos dejado en la bandeja. Después, con cuidado echamos otra cucharada de bechamel templada sobre cada huevo para que quede bien cubierto y dejamos que enfríe el conjunto. Una vez fría la bechamel cuajará un poco, y aunque son algo delicados de manejar, podremos pasar cada huevo frito a la villaroy por huevo batido y pan, (os recomiendo que le deis dos pasadas), aprovechar para dar una forma redondeada y ya los tendremos listos para freír en aceite bien caliente o para congelar para una próxima ocasión.

chupachups de pollo a la villarroy

  • 2 pechugas de pollo, 1 litro de leche entera, 50 gr de mantequilla, 2 cucharadas de harina (de maíz o de trigo), sal, nuez moscada, 2 huevos, pan rallado y aceite de oliva virgen extra. Además necesitaremos brochetas de palo

Cortamos las pechugas bien limpias en trozos de tamaño bocado. Lo más cómodo es cortar en dados de forma cuadrada, y después, ya les daremos la forma esférica cuando los cubramos con bechamel. Una vez limpios y cortados, cocemos los dados durante 5 minutos en agua con sal y los sacamos para que se enfríen. Entre tanto, preparamos una bechamel espesita, tostando la harina de maíz en la mantequilla y añadiendo la leche entera poco a poco para que no se nos formen grumos. Una vez la bechamel tiene el punto de espesor buscado, la sazonamos con sal y un pellizco de nuez moscada.

Forramos con film de cocina una bandeja, vamos sumergiendo los tacos de pollo en la bechamel y sacándolos cubiertos utilizando un tenedor, dejando que se enfríe la bechamel que envuelve cada tajada. Una vez fríos, damos forma de bolas a la masa para hacer los chupachups y pasamos cada esfera por huevo batido y pan rallado. (Recuerda usar pan rallado sin gluten si quieres que sean aptos para celíacos). Freímos en aceite de oliva virgen extra abundante y escurrimos en papel absorbente. Una vez estén libres del exceso de aceite de la fritura, insertamos en cada uno un palo de brocheta y los colocamos en la fuente donde los vayamos a servir.

tigres o mejillones con bechamel

Comenzamos cociendo los mejillones una vez limpios de tierras y barbas, poniéndolos al vapor durante unos 4 minutos y retirándolos en cuanto se abren. Separamos la carne de las conchas y nos quedamos con la mitad de ellas que limpiamos a conciencia. Es conveniente darles un hervor en agua con vinagre durante unos minutos. Secar y reservar. Picamos una cebolla lo más pequeña que podamos y la pochamos en una sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva. Una vez transparente, añadimos la carne del mejillón picada en trozos de tamaño intermedio y salteamos el conjunto. Incorporamos el tomate frito, las gotas de tabasco y probamos, rectificando de sal si fuera necesario. Hacemos una bechamel utilizando 2 cucharadas de harina, medio litro de leche entera y un chorro del caldo de la cocción de los mejillones bien colado para que el conjunto tenga cierto sabor a mar. Reducimos la bechamel removiendo continuamente hasta que quede bastante espesa y dejamos enfriar. Para montar los tigres, ponemos en cada concha una cucharada del relleno de mejillones con tomate, cubrimos con otra cucharada de la bechamel espesa y cuando estén bien fríos, los pasamos por huevo batido y pan rallado, friéndolos en aceite muy caliente. Como siempre conviene escurrirlos después en papel absorbente.

discos de hojaldres rellenos de manzana y queso camembert

Estiramos el hojaldre hasta que tenga un grosor aproximado de un milímetro y medio. Con un aro de emplatar, cortamos los 16 discos que serán necesarios, y colocamos 8 sobre papeles de horno o sobre un silpat para que no se peguen. A continuación, sacamos el corazón de la manzana y la pelamos. Inmediatamente, la cortamos en discos finos que barnizamos con el zumo de limón para evitar que la manzana se oxide y se ponga fea. Comenzamos a montar nuestros discos de hojaldre, poniendo sobre cada uno de ellos una rodaja de manzana, y un buen pegote de queso Camembert. A continuación, añadimos unas vueltas de pimienta recién molida, que es fundamental el toque que aporta, y cubrimos con más manzana y cerramos con el segundo disco de hojaldre. Si no tenéis hojaldre, podéis usar perfectamente las clásicas obleas para empanadillas y el resultado no cambiará. Cerramos los bordes plegando un poco el disco de abajo sobre el de arriba, barnizamos los discos ya cerrados con huevo batido y los ponemos a hornear a 190º durante unos diez minutos, hasta que el color tostadito nos indique que ya están en su punto.

langostinos empanados en copos de maíz

Comenzamos preparando los copos de maíz para facilitar el empanado. Con un robot de cocina, damos dos o tres toques para triturarlos ligeramente y los mezclamos con el pan rallado, dejando lista la mezcla en un plato para cuando tengamos listos los langostinos. Para dejar preparados los langostinos, retiramos la cabeza y los pelamos dejando sin quitar la cola para que tengan mejor aspecto. Aprovechamos para quitarles el intestino –esa especie de hilillo negro–. Para evitar que se encojan al freírlos, los ensartamos en brochetas de madera que les hagan mantener su forma estirada. Después de ensartarlos, cortamos el exceso de brocheta y los sazonamos con un poco de sal. Finalmente los pasamos por huevo batido y los empanamos con los copos de maíz que habíamos machacado y los freímos en aceite muy caliente para que se doren sin resecarse en el interior. Los escurrimos en papel de cocina y los servimos inmediatamente. Si los queréis congelar, hacedlo una vez empanados pero antes de freírlos.

Leer Más »